3 de enero de 2015

CABELLO DE ÁNGEL O DULCE DE CIDRA

Cabello de Ángel, dulce de Cidra.


 Ingredientes:


  • 1 cidra, calabaza para hacer cabello de ángel
  • azúcar (75% del peso de la pulpa limpia)
  • 1 limón
  • canela (en rama o molida)

Cidra, Calabaza para hacer Dulce  de Cabello de Angel

Preparación:


Lavamos la cidra con agua y jabón para eliminar la suciedad o tierra que pueda tener pegada.



Después la partimos por la mitad, lo mejor es dejarla caer sobre una base solida para que parta, y con un cuchillo de sierra, con mucho cuidado vamos cortándola en pedazos mas pequeños.
La Calabaza se Parte y se Cuece en Agua





Ponemos la calabaza cortada en una  olla y la cubrimos con agua.


Dejamos que cueza una hora, o hasta que este tierna y se separe de la piel fácilmente, (debemos dejar que enfríe antes de manipularla).



Separación de la  Pulpa de la Piel y las Semillas

Una vez fría eliminamos las pepitas y la corteza y con  ayuda de un tenedor vamos separando la carne en hebras. 

Depositamos la calabaza en un colador grande y apretamos para que pierda el  máximo de agua posible.

En una bascula de cocina pesamos la pulpa de la calabaza para saber la cantidad de azúcar que tenemos que añadir.



Coccion de la Pulpa de la Calabaza con Azucar
En la misma olla usada  anteriormente  ponemos la pulpa y agregamos el  75% de su peso en azúcar, la piel de medio limón y una ramita de canela (se puede sustituir por ralladura de limón y canela molida) también añadimos una gotas de zumo de limón y medio vaso de agua de cocción de la calabaza.


Se pone otra vez a cocer unos 40 minutos o hasta que la calabaza adquiera un color dorado y se vean las hebras separadas.





Cabello de Angel




Para finalizar lo dejamos enfriar y ya podemos utilizar el cabello de ángel o conservarlo para consumirlo mas adelante.







Conservación del cabello de ángel en tarros de cristal:

Primero, esterilizamos los tarros de cristal, hirviéndolos en agua (las tapas también), unos  20 minutos.

Segundo, los rellenamos con el dulce y los cerramos herméticamente con sus tapas.

Tercero, los colocamos en la olla a presión cubriéndolos con agua y colocando un paño entre ellos para que no se golpeen y volvemos a hervirlos  otros 20 minutos.

Cuarto, los quitamos  de la olla aun calientes y los ponemos boca abajo,  los conservaremos así  hasta el momento de consumir.